BANDAS DE SEGURIDAD ANTIAPLASTAMIENTO

Las bandas de seguridad son un elemento para la seguridad pasiva, pensando para reducir los riesgos por el aplastamiento, la colisión o el cizallamiento. Cuando dicha banda colisiona con el obstáculo, el cable de acero que lleva en el interior activa un micro interruptor que informa al cuadro de maniobra de dicha colisión. Inmediatamente, el cuadro ordena parar e invertir el movimiento de la puerta. Este tipo de dispositivos son idóneos para ponerlos en el extremo de la hoja en todo tipo de puertas, con el fin de evitar cualquier daño en los vehículos, ya que la superficie de contacto de la banda, que es blanda y gomosa, actúa como amortiguador del golpe invirtiendo además la maniobra. Este dispositivo debe instalarse en el momento de automatizar una puerta según la normativa de seguridad vigente UNE EN 13241.


Bandas de seguridad Antiaplastamiento


El elemento imprescindible dentro de este sector, especialmente en el mundo de las puertas de garaje automáticas, son las bandas sensibles de seguridad. Puede que este nombre no haya sido escuchado nunca y que te suene raro en la primera mención, pero este es un instrumento imprescindible para la fabricación de este tipo de materiales y hace que nuestra vida sea muchísimo más segura. Y es que con el objetivo de evitar accidentes de tipo mayor cuando estar puertas automáticas están en funcionamiento, existen bandas de seguridad que se deben instalar con el automatismo y no disponen de un sistema de anti-aplastamiento.


Las bandas de seguridad están conformadas por goma y cuando se presionan envían señales al cuadro de control que actuará en consecuencia dependiendo de qué tipo de puerta sea. Así, la señal de la banda sensible se enviará al cuadro de maniobras a través de un puente radio incluido en el kit mientras el transmisor con pilas se instala en la puerta y el receptor en el cuadro de maniobras del motor. El puente de radio está homologado, y en el caso de pérdida de señal entre dos elementos (por ejemplo, porque las pilas están descargadas) la puerta cuando ya está abierta no se cierra hasta que no se haya restablecido la conexión.


En resumen y explicado de manera sencilla la banda sensible incorpora a su vez un sensor de interiores que recorre todo el borde de la puerta y frena el movimiento de esta cuando algún objeto se cruza en su camino, ya sea un coche, escalera o una persona.


Cuando se habla de una banda de seguridad casi siempre se menciona a la goma, pero también cabe destacar el engranaje que va por dentro para que cuando surja algún tipo de problema esta mande una señal al cuadro central. En el interior de este trozo de gorma, que se sustenta gracias a un perfil de aluminio, tiene un cable de material de acero que está siempre en tensión. Así, en el caso de que se tense más porque alguien o algún tipo de elemento presionen la goma, el cable tirará de un mecanismo y este liberará un contacto de seguridad.


Colocación en la puerta de garaje


Conocer la banda sensible y el funcionamiento detrás de esta es más sencillo que saber colocarla de la manera correcta que entraña algo más de dificultar. Pero dedicándose y perseverando todo es posible.


Su instalación dependerá de cualquier tipo de puerta automática en la que se incluirá. Por ejemplo, en el caso de las puertas correderas se tendrá que poner en los bordes delanteros y traseros de la hoja; en las batientes irá en el borde más móvil de la hoja y en las basculantes en el borde inferior tanto por la zona de fuera como la zona de dentro para que se proteja la subida y bajada.


Sabiendo esto mismo, el primer paso será saber que debes cubrir con todo el material la longitud del borde que desees proteger. Para esto, tendrás que atornillar el perfil de aluminio en todo el espacio para posteriormente colocar y ajustar el perfil de goma y tensar el cable. Aquí se debe saber que existen dos tipos de bandas: unas tienen el mecanismo integrado en el propio perfil y otras tienen una diminuta funda de acero por la que el cable de acero para hasta una caja aparte donde se encuentra el mecanismo.


Uno de los problemas más grandes vienen cuando la conexión de estos elementos claves al cuadro de control, algo indispensable para la funcionalidad del mecanismo cuando se presione la banda de seguridad. En las puertas abatibles o basculantes se puede taladrar el mismo marco de la hoja y canalizarlo por allí hasta el cuerdo, dejando así un poco de juego en los puntos de giro de la puerta.


En cuanto a las puertas correderas, puedes usar un sistema de vía radio que consta de un emisor y un recepto. De este modo, el emisor coloca junto con la banda y el receptor mismo se coloca junto al cuadro de maniobras del motor y da el contacto de seguridad requerido al cuadro. El emisor y el receptor están en una comunicación constante y el tiempo de reacción así se reduce a milisegundos, de tal manera que así no habrá ningún tipo de problema en el momento de activar este mismo dispositivo, que es la clave en cuanto a la seguridad en las puertas automáticas que tan de moda se han puesto hoy en día.


← Volver


CONTACTO


WhatsApp
WhatsApp WhatsApp
X
Pregunta

Hola,
¿en que podemos ayudarte?

Abrir Chat Abrir Chat

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento del sitio web, y si nos da su consentimiento,
también utilizaremos cookies para recopilar datos de sus visitas para obtener estadísticas agregadas para mejorar nuestros servicios.